José de San Martín, Espíritú de la Libertad

16 Ago

Fundación Latinoamericana

El General José de San Martín nació el 25 de febrero de 1778. Es una de las personalidades de la historia argentina y un hombre indispensable para la emancipación de los pueblos sudamericanos. Fue una figura clave para la concreción y la consolidación de nuestra independencia política.

José de San Martín contribuyó de manera decisiva en los procesos independentistas de Chile y del Perú y cada 17 de agosto se conmemora su paso a la inmortalidad.

Le rendimos homenaje como hombre de ley, fortaleza y de inmenso espíritu por la libertad, cuyo mandato fue “Seamos libres, que lo demás no importa”.

Lo recordamos al general José Francisco de San Martín, para enriquecernos de sus convicciones y de su conducta, destacando que con coraje, valor, honradez e inteligencia, se puede servir a la Patria dignamente.

Sus aportes a lo largo de la historia fueron bastos, en el año 1789 ingresó como cadete en el Regimiento de Murcia y fue éste el origen de una brillante y vertiginosa carrera militar, Mereciendo sucesivos ascensos por su actuación.

Su identidad americana y su ideario liberal lo determinaron a contribuir a la libertad de su patria. Emancipó a tres naciones, por ello en nuestro país se lo reconoce como el “Padre de la Patria” y “Libertador”, se le valora como el principal héroe y prócer del panteón nacional. En Perú se lo recuerda como el “Fundador de la Libertad del Perú”, el “Fundador de la República”, el “Generalísimo de las Armas” y el “Libertador” del país. El Ejército de Chile le reconoce el grado de Capitán General.

Fundación Latinoamericana

No se dedicó a la docencia de modo profesional, pero educó con sus acciones y palabras de acuerdo al pensamiento liberal propio de su época, incentivando la creación de establecimientos educativos públicos, gratuitos y laicos. Al arribar a Perú para su campaña libertadora se ocupó de alfabetizar aborígenes y negros a quienes también les brindo la posibilidad de que aprendieran un oficio, pues consideraba que solo con gente ilustrada los pueblos podían progresar material y moralmente.

Expuso su pensamiento: “Serás lo que debas ser, o serás nada”. Cruzó los Andes con su ejército para llevar a cabo su hazaña.

Bartolomé Mitre citó que: “Los hombres de acción o de pensamiento, que como San Martín, realizan grandes cosas, son almas apasionadas que elevan sus pasiones a la potencia del genio y las convierten en fuerzas para obrar sobre los acontecimientos, dirigirlos o servirlos. Obran sobre su tiempo como una acción eficiente o se lanzan en las corrientes permanentes, y de este modo su influencia se prolonga en los venideros como hecho durable o como pensamiento trascendental.”

Falleció un 17 de agosto de 1850, a los 72 años, en su casa de Francia, rodeado de sus seres queridos. Sus restos fueron repatriados un 28 de mayo de 1880 y, actualmente se encuentran en la Capilla Nuestra Señora de la Paz ubicada en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.

Que la imagen del Padre de la Patria, sea un modelo a imitar por todos los argentinos, para hacer de nuestra Patria un lugar mejor, recordando que Si hay victoria en vencer al enemigo la hay mayor cuando el hombre se vence a sí mismo.